• La confianza puede hacerte rico

    La confianza puede hacerte rico

    Una de las mayores claves para llevar a cabo un negocio y generalmente para obtener felicidad esta en pensar  cómo tener confianza, tener seguridad no solo en uno mismo sino en todos los factores que en ese momento te están acompañando.

    Esto quiere decir que no vamos a ningún lado sin confiar, ya que ésta es un poder añadido que no solo nos ayuda a salir adelante, sino que es ideal para aprender de todas las lecciones que un proyecto o la vida nos puede enseñar.

    Y…¿qué hay más importante que la confianza? La confianza nos puede hacer ricos si la gestionamos cómo se debe y sobre todo si ésta nos ayuda a estar en un proceso constante de aprendizaje y de poner en práctica todo ello.

    Recordemos que la confianza es  un valor que da sentido a las relaciones interpersonales y que enriquece la vida y las emociones dotándolas de vitalidad y felicidad, porque es una de las pocas capacidad humanas que obtiene resultados de retroalimentación tempranos.

    Esto quiere decir que si confiamos en alguien, es muy probable que esa persona confíe en nosotros, obteniendo así resultados positivos para todas las posibles experiencias y proyectos en lo que ambos estén relacionados.

    Cómo tener confianza

    Muchas personas carecen de confianza debido a determinados factores que han influido directamente en el desarrollo de ésta a lo largo de la vida.

    Sin embargo, llega un momento en el que la carencia de seguridad comienza a “pasar factura” y es necesario trabajar las formas con las que recuperar esa seguridad que brilla por su ausencia.

    Pero…¿cómo tener confianza?

    - En uno mismo: Para lograr tener seguridad en uno mismo es necesario alcanzar un punto de introspección en el cual exista la posibilidad de conocer los pros y los contras de la personalidad de uno mismo.
      Poner sobre la mesa los valores y las virtudes que te han caracterizado a lo largo de la vida para poner por encima de los defectos, los cuales se usan para aprender y pulir comportamientos. 

      Una vez se tenga consciencia de lo que uno representa, la confianza será el mecanismo que te ayude a recordar las virtudes que previamente has encontrado y que ahora permanecen visibles.

     - En los demás: Este es el paso posterior ya que para tener confianza en alguien es necesario confiar en nosotros mismos.

       La confianza en otra persona siempre estará ligada a la que tenemos en nosotros mismo. Digamos que son dos actitudes que están estrechamente ligadas entre sí. 

       La desconfianza genera desconfianza, es una operación sencilla que muchas personas no comprenden y que realmente es demasiado importante para llevar a cabo todo tipo de proyectos       desde sociales, hasta empresariales…

       Una persona que no confía es una persona que está perdida, la confianza saliente es sinónimo futuro de confianza entrante y una de las claves de cómo tener confianza y saber gestionarla.

       Debemos confiar en el compromiso y en el saber hacer de las personas que nos rodean para saber que podemos salir adelante no solo en los proyectos sino en la vida en general.

       Generar confianza es algo muy valioso en la mayor parte de las veces se agradece y sobre todo se ven los resultados.
       Una persona que no confían es una persona que está perdida, la confianza saliente es sinónimo futuro de confianza entrante y una de las claves de cómo tener confianza y saber gestionarla.

       Debemos confiar en el compromiso y en el saber hacer de las personas que nos rodean para saber que podemos salir adelante no solo en los proyectos sino en la vida en general.

       Generar confianza es algo muy valioso en la mayor parte de las veces se agradece y sobre todo se ven los resultados.

    Tipos de confianza

    Cómo tener confianza es una manera de preguntarnos qué tipo de esta podemos tener o bajo cual estamos siendo objetivos con el fin de detectar posibles fallos a la hora de valorar o tener en cuenta determinados matices.

    Digamos que como hay de todo para todo, en el caso de la confianza, sabemos que hay verdadera pero otras que no representan ni generan los resultados que da la confianza.

    Vamos a mencionar las 4 más características y que más se repiten en determinados patrones de conducta de la mayoría de las personas.

    Comenzamos:

    Confianza en los demás

    Existen personas que confían en los demás pero en muchas ocasiones no confían en sí mismas, este es uno de los grandes problemas de personas que comienzan a emprender.

    Es muy problema que se acaben descolgando de todos los proyectos ya que su falta de confianza en sí mismo, llegará un momento que comience a repercutir en el rendimiento.

    Confiar en los demás está genial pero la confianza saludable debe emanar de uno mismo, transmitir esa esencia directamente en los demás o bien “contagiarte” de la confianza de los demás para sentirte cómodo y seguro contigo mismo.

    Autoconfianza

    Esta es la buena, esta es la clave de que la vida no se te resista y que todo lo que pase por ella sea un motivo para aprender si o si.

    Confiar en uno mismo es el pilar del proceso personal y profesional. Una persona consciente de su potencial está preparado para afrontar cualquier tipo de objetivo.

    A partir de aquí, distribuir la confianza es crucial ya que damos por hecho que las personas estamos rodeadas la mayor parte de nuestro tiempo y por consiguiente de nuestra vida.

    Falsa autoconfianza

    “Oro parece Plátano es” y esta premisa no podía resumir mejor la falsa confianza. 
    Si estás preguntándote cómo tener confianza, lo mejor es no empezar por aquí, de nada sirve enseñar algo que no se siente.

    La confianza son factores emocionales y energéticos, sirve de muy poco autoengañarnos con algo o mentir a alguien pensando que va a dar resultados a larga.

    Seamos realistas y no estiremos el chicle, si algo se nos está escapando de las manos vamos a ser cautos y tener confianza en que podemos aprender de los errores para no volver a cometerlos y llegar a nuestro objetivo.

    Confianza emocional

    Aquí entra en juego el amor, entra en juego todo lo que nos une emocionalmente a alguien y es muy lícito que hablemos de “falsa confianza” sin embargo lo que hace que no lo sea es que la confianza emocional puede generar resultados.

    Sentir que alguien confía en ti, contra viento y marea es capaz de sacar lo mejor de uno hasta el punto de ser mejores gracias este afecto, confianza.
    Los grandes emprendedores tienen de estas 4, sin duda alguna 3, las más importantes y aquella en la que la relación con los demás está basada en la confianza y el continuo aprendizaje.

    Pero…¿Por qué es bueno tener estos tipos de confianza para emprender?

    Beneficios de tener confianza para emprender

    La aventura del emprendimiento es un camino en el que el ingrediente esencial es la confianza.
    Sin ella, es probable que el fracaso toque a nuestra puerta y decida acabar con una odisea que podría haber acabado en buen puerto.
    Entonces, algo tan básico como tener confianza puede aportarnos grandes aptitudes para superar obstáculos y momentos cruciales emprendiendo.
    Un emprendedor debe confiar en él, en sus compañeros, en sus idea y sus capacidades…
    Los grandes beneficios de la confianza son:

    Resiliencia: la clave para el éxito, la aptitud definitiva para alcanzar el éxito y la felicidad. Superar y aprender del fracaso, hacer de nuestra vida un constante aprendizaje, aunque suene a Mindfulness, es tan cierto como que es la premisa que repiten absolutamente todas las personas que han alcanzado el éxito. 
    Nadie triunfa sin haber experimentado antes la derrota, nadie se mantiene sin haber tenido problemas para extender el equilibrio. Cuestión de resiliencia.

    Superación: Va de la mano de la resiliencia y es la mejor forma de mejorar y aprender de cada uno de los errores y contratiempos que nos podemos encontrar a lo largo de nuestra vida. La confianza genera superación y viceversa por lo que tenerla como aptitud es crucial para cualquier emprendedor.

    Decisiones: La confianza es crucial para tomar decisiones y éstas son obligatorias en la vida, ya que basándonos en ella el destino de nuestra empresas tendrá un desenlace u otro.
    Tenacidad: No rendirse, tener autodeterminación es la base para que una empresa tenga éxito. No confundir la tozudez con la tenacidad, la primera no enseña y la segunda es todo lo contrario, aprende de todo lo que se vive.

    Realidad: Fíjate cómo funciona la confianza que nos aporta sensatez, nos acerca a la verdad y por consiguiente al aprendizaje vital.

    Entonces...¿Cómo ganar dinero gracias a la confianza?

    La confianza será una aptitud estupenda para que puedas alcanzar el éxito en tu empresa, con lo que te apasiona o a lo que te quieres dedicar.

    Primero es confiar, lo demás será paciencia y todo caerá como fruta madura gracias a la constancia, el esfuerzo, la pasión y la humildad.

    ¿Cómo tener confianza? una cuestión de trabajarlo y crecer desde el error aprendiendo de ellos y confiando en tus cualidades y en la de los demás.
     

Share this in your social networks