Penalizaciones de Google (Qué son, tipos y cómo salir de ellas)

Penalizaciones de Google (Qué son, tipos y cómo salir de ellas)
Coco Solution
Coco Solution

Agencia de Marketing 360º especializada en la piña colada y en la publicidad tropical. La peña aquí está loca pero es creativa.

   

Comienzas a crear tu propio sitio web, por fin te has lanzado a esta nueva aventura, empiezas a redactar artículos de calidad, con información de valor eligiendo bien las palabras clave que quieres atacar y comienzas a ganar notoriedad en la red. Pero, pasó el tiempo y te das cuenta de que has recibido las tan temidas penalizaciones de Google, ¿Por qué?.

Este es uno de los momentos cumbre y en el que todas las alarmas empiezan a encenderse y el pánico comienza a apoderarse de ti porque no entiendes absolutamente nada, te haces miles de preguntas sin respuesta.

Asimismo, las penalizaciones son un gran problema para cualquier proyecto web que esté viendo la luz. En muchos casos no quiere decir que sea problema tuyo, simplemente los algoritmos de Google están diseñados para mantener un cierto equilibrio en los modelos de negocios digitales a partir de la búsqueda del usuario.

En las siguientes líneas, te vamos a mostrar toda la información al respecto para que puedas entender mejor cómo funcionan estos algoritmos, comprender mejor qué son esas penalizaciones, qué tipos existen y, sobre todo, lo más importante que es cómo poder salir de ellas.

¡Acompáñanos a dar un paseo por Google!

¿Qué son las penalizaciones de Google?

Nos ponemos en marcha y lo hacemos con la definición exacta de qué es una penalización de Google. Pues bien, la sanción que se pueda recibir del motor de búsqueda persigue como finalidad la restricción de la visibilidad de tu web basándose en sus políticas de funcionamiento.

Es simple, si a Google no le gusta tu contenido o cree que estás infringiendo sus normas o políticas, por muy bueno que sea el contenido, te sancionará.

Así es la vida...

En cuanto a cómo funcionan las penalizaciones de Google, debes saber que el trabajo que realizan los motores de búsqueda es el de ofrecer siempre el mejor contenido disponible para poder dar respuesta a la búsqueda de los usuarios.

De esta manera logran que tanto los anunciantes como los usuarios se sientan cómodos y satisfechos con todo lo que ahí se muestra.

Con el fin de lograr este propósito, Google elabora una serie de algoritmos encargados de controlar el posicionamiento y evaluar la calidad del contenido, los enlaces de las webs que han sido indexadas en las SERPs.

Tipos de penalizaciones en Google

Lo siguiente que debes conocer son los diferentes tipos que tiene Google de penalización  para que así, no tengas problemas a la hora de identificar si has sufrido este tipo de percance.

Dentro de Google, existen dos grandes tipos de sanciones que se pueden aplicar perfectamente en tu sitio web, que son las algorítmicas y las manuales.

1. Penalizaciones algorítmicas

Están basadas principalmente en los movimientos que experimentan las SERPs, basándose en las deducciones que el algoritmo realiza de posicionamientos web.

Este tipo de algoritmos han ido sufriendo cambios y estado sometido a una constante evolución como la propia empresa se ha encargado de informar, con el fin de controlar las penalizaciones en Google.

Esta evolución ha ido dando pasos hasta llegar a crear una completa red neuronal capaz de monitorear todo el posicionamiento de una web.

Sin embargo, este algoritmo y sus bots de rastreo se pueden encargar automáticamente de penalizar y limitar la visibilidad de tu sitio web o blog.

Este hecho se hace más notable cuando los algoritmos se actualizan y evalúan todos los datos de posicionamiento de cada nicho.

¡Ah! Ten en cuenta que este tipo de penalizaciones llegan sin previo aviso y casi sin que te des cuenta. Empezarás a notarlo cuando tu notoriedad y posiciones en Google comienzan a bajar.

2. Penalizaciones manuales

Aparte de todas aquellas penalizaciones de Google que se realicen mediante algoritmos, también lo pueden hacer trabajadores o becarios de la compañía encargados de rastrear sitios webs.

A este tipo de acciones se les conoce como manuales y nacen después de la revisión del sitio web o blog por parte de un ser humano, de carne y hueso. Estas personas encargadas de realizar este trabajo, hacen cumplir una serie de requisitos para así, determinar si el sitio web sigue el marco legal de Google.

No obstante, si detectan que se están incumpliendo dichas normas o nuestra gestión de la web o blog no es la correcta, tienen vía libre para sancionar. Al contrario que las penalizaciones algorítmicas que no avisaban, en los manuales llegará un correo electrónico o un mensaje a tu usuario de Search Console.

¿Por qué estoy penalizado por Google?

Como te hemos ido contando a lo largo del artículo, existen algunas señales que te pondrán en la pista de que has sido sancionado por Google, bien por email de la propia compañía, por Search Console o viendo que tus visitas bajan con estrépito.

Sin embargo, además de saber cómo conocer esta sanción, lo vital ahora es conocer por qué el amigo Google decide colocarnos una sanción.

A continuación te vamos a mostrar las causas más comunes de las penalizaciones de Google:

  • Duplicidad en el contenido.
  • Muy mala experiencia del usuario en tu web o blog.
  • Realizar una compra de enlaces de mala calidad.
  • Páginas que dan error.
  • Excesiva publicidad en el sitio web.
  • Velocidad lenta de carga.
  • SPAM masivo.
  • Tener contenido oculto.
  • Alta densidad de palabras clave.

Sin embargo, existen otras prácticas que están muy mal vistas y mal valoradas por parte de Google, pero en estas es donde más se pone el foco y son las que deberías de evitar a toda costa.

Nota importante: Google valora muchísimo la calidad del contenido, que sea lo más natural posible y que el usuario tenga la mejor experiencia dentro de la web. Así que cuando oigas hablar de realizar prácticas fraudulentas como el Black Hat o el SEO negativo, huye eso no es bueno y al final acabarán por penalizarse y probablemente cierren tu web.

¿Cómo salir de una penalización de Google?

Llevas esperando este punto desde hace mucho tiempo, que diéramos una respuesta y arrojaremos algo de luz a la pregunta del millón de cómo se puede salir de una penalización de nuestro todopoderoso Google.

Primero tenemos que decirte que si la lupa de las penalizaciones de Google está sobre tu web o blog querrás salir de ella lo más pronto posible y disipar cualquier duda que puedan tener sobre tu gestión.

Ahora sí, llega el momento de responder a esta cuestión y te vamos a ofrecer una serie tips y consejos para que puedas sacudirte esa penalización que no te deja avanzar en tu camino.

1. No saber de dónde viene la sanción

Sin duda es la peor parte de todas. Si no conoces de dónde viene ni por qué tu cabeza comenzará a dar vueltas sin sentido buscando respuestas, ya que esta penalización puede venir tanto de malas prácticas como de errores ajenos a ti.

En ocasiones, como bien te hemos explicado, las sanciones vienen cuando se produce una actualización de los algoritmos de Google, por lo que nuestra recomendación es que estés al tanto de estas variaciones y te informes bien.

Del mismo modo, deberás de realizar un barrido de posibles errores en cuanto al rastreo o indexación que puedas encontrar en Google Search Console. Repasa bien el apartado de fragmentos destacados y comprueba que no hay inconsistencia en cuanto a código schema de tus entradas.

Cambia todo lo que pueda ser susceptible de sanciones, cura contenidos, revisa palabras clave, enlaces que puedan estar rotos, etc. y vuelve a indexar las URL de tu web.

2. Notificación vía email

Si después de recibir penalizaciones de Google tienes la fortuna de recibir un correo electrónico, en donde te van a notificar cuáles han sido tus fallos, te será más fácil saber de dónde viene la sanción y trabajar en el problema y mejorar.

En este email, recibirás la notificación de que has sido sancionado por parte de Google y tú solo te tienes que encargar de modificar y arreglar lo que han considerado que está fallando.

En el momento en el que termines de modificar los fallos, puedes solicitar una revisión antes de publicar todo de nuevo en tu web. Ten paciencia porque la contestación puede tardar días, semanas e incluso meses.

Caer en una sanción de Google no es complicado, ni tampoco es el fin del mundo. Resulta relativamente fácil caer en ella, nos podemos despistar en la creación de nuestro contenido e incurrió en varias faltas a la vez casi sin darnos cuenta.

Lo mejor sin duda para no caer en esta penalización es contar con un contenido de valor y natural, no caer en la tentación (por mucho que queramos) de realizar SPAM masivo, cuidar mucho los enlaces y no caer en el tan temido error 404 que tanto penaliza o simplemente conseguir aquellos enlaces de calidad que catapultan a tu web.

En definitiva, si logras escapar de las penalizaciones de Google, mantienes tu web limpia de errores, eres constante y estás al quite de cualquier problema que pueda surgir, tu aventura como creador de contenidos online será duradera y de éxito.

Comparte esta noticia en tus redes