• que es el thin content

    Thin Content: Todo sobre el Contenido Pobre

    ¿Te ocupas de que los contenidos de tu web se alejen del thin content?
    Tal vez has leído o escuchado un millón de veces que el contenido es sumamente importante en el mundo digital. Y sí que lo es. Pero, ¿por qué cuidarlo tanto?

    Si quieres rankear en las SERPs, no puedes hacerlo intentando engañar a Google con contenido pobre o tramposo porque además es muy difícil. Google se las sabe todas, de eso no hay duda, continuamente actualiza sus algoritmos para detectar cualquier acción sospechosa en la web.

    Una de estas actualizaciones fue Florida 2.0, la más efectiva y temida en estos casos. Una actualización del algoritmo con la que Google dio un golpe sobre la mesa, despejando todas las dudas sobre su amor verdadero: el contenido de valor.

    Conocer todo sobre este tema es necesario para el posicionamiento digital, por eso en este artículo vas a descubrir lo que aún no sabes de él para evitarlo a toda costa y que no te cueste tan caro el despiste.

    ¿Qué es el thin Content?

    Los usuarios son los primeros en descubrir y señalar contenidos que carecen de valor. Sin embargo, obviamente no son los únicos. A través de códigos y patrones exactos, los buscadores pueden descubrir estos contenidos en poco tiempo.

    El Thin Content se conoce como el contenido que, para Google, es de poco interés para los usuarios. Al momento de indexar webs, sus algoritmos miden las cualidades del texto según el contenido publicado, enlaces y estructura, y si algo está mal lo ficha como contenido pobre.

    Las plataformas online que emplean este tipo de contenido toman el “camino fácil” (pero poco rentable) y refuerzan su tráfico a través de la publicidad en línea. Así, aunque sus artículos no alcancen el éxito deseado, logran atraer usuarios a la web.

    Pero siendo sinceros, esa técnica artificial no es favorable para el crecimiento del blog o la página web, además es absurdo andar comprando publicidad cuando el SEO es totalmente gratis y favorecedor.

    Tal vez te preguntes, ¿el contenido escaso es también contenido pobre? La respuesta es: no necesariamente. Si, por ejemplo, en tu página web haces una review de algún producto y sólo tiene 200 palabras pero llena las expectativas del lector, no es tal cosa (tal vez se hará cuesta arriba su posicionamiento, pero es válido).

    ¿Qué Tipos de thin Content existen?

    Continuando con la premisa anterior, a veces se confunde la calidad con la cantidad de palabras de ese contenido con el thin content. Surgen interrogantes como: ¿se posiciona mejor un artículo de 3.000 palabras que uno de 200? o ¿Google podría penalizar tu blog o página por ello?

    Todo depende de la información que tenga cada artículo. Si tu artículo de 3.000 palabras responde las necesidades del lector en las primeras 1.500 y lo demás es relleno porque te han dicho que se obtienen mejores resultados, eso sí se considera contenido basura.

    Conclusión: no te obsesiones con los números. Resulta mejor redactar un artículo de 250 palabras que satisfaga los deseos del usuario, antes de rellenar con información que no lleva a ningún lado.

    Ahora bien, sí existen dos tipos de contenido pobre muy comunes que detecta Google, como lo es el contenido automático y el duplicado, que los verás a continuación.

    Contenido automático o auto-generado: las prisas son malas

    Es información formada por distintos fragmentos de textos extraídos de varias webs y unidos sin coherencia alguna. Es como un bocadillo con mucho relleno y nada de sabor.

    En algunos casos, los autores del scrapeo suelen buscar sinónimos de ciertas keywords para disfrazar el contenido como suyo, pero es un trabajo en vano porque los robots siempre dan con ese tipo de artículos de pecan de thin content.

    Otra variación habitual en este contenido auto-generado consiste en utilizar textos en otros idiomas, traducirlos y cambiar sólo algunas palabras. Esto nunca será bien visto en una web que se quiera posicionar en los estándares más altos de Google.

    Es una lástima que el contenido automático o auto-generado sea tan común en estos tiempos. ¡Las prisas son malas! Si queremos mejores resultados, trabajamos duro para obtenerlos sin necesidad de irnos por la vía rápida porque el golpe puede ser duro.

    Contenido Duplicado o robado: call it as you want

    ¿Recuerdas cuando ibas al colegio y el profesor te decía que estaba mal copiar y pegar en los trabajos? Google y sus buscadores piensan exactamente igual. El contenido robado o plagio, es aquel que se repite en más de un portal web.

    Algunos autores lo hacen inconscientes de su gravedad y ¡vaya que si es grave! Es poco ético y una bajeza muy fea. En el 2019, Google zarandeó las SERP con Florida 2.0, una actualización que comenzó a castigar el thin content sin piedad y demostrando una vez más su amor por el contenido de valor.

    A los que practican este tipo de contenido, Google los castiga tumbando el artículo o el blog. Además, posiblemente el dueño real del texto también denuncie y Google lo procese para otra sanción. Como ves, ¡no hay escape!

    ¿Cómo puedes comprobar si el contenido de tu web es duplicado?

     

    Una vez mencionado todo sobre el contenido duplicado, seguramente te genera incertidumbre saber si el contenido de tu web también lo es. Existen herramientas muy buenas y fáciles de manejar, con las que podrás detectar el thin content

    Google Search Console

    Esta es una de las herramientas preferidas para webmasters, sin costo alguno, rápida y precisa. Con ella se lleva un registro del estatus de tus artículos en la web y optimiza su posicionamiento; si existe algún contenido copiado tal cual, velará por descubrirlo y notificarlo.

    También proporciona ayuda para mejorar tu blog o página web, empleando estrategias de contenidos visuales para llamar la atención de los usuarios.

    SEMRUSH

    Esta herramienta además de ayudar a mejorar el uso del SEO en nuestro blog analizando cuáles keywords son mejores para nuestro nicho y mostrar qué hace nuestra competencia, también nos permite detectar qué contenido ha sido duplicado para evitar el thin content.

    Sus funciones son estupendas para adoptarla en una estrategia de SEO, sin embargo, su versión gratuita es limitada. Por lo tanto, para sacar mayor provecho de ella es necesario contratar la versión paga.

    SITELINER

    Este servicio es uno de los más destacados cuando se quiere comprobar contenido robado, ranking de web y posicionamiento. Es bastante amplio porque revela el porcentaje del texto repetido y te lleva hasta la página que ha cometido el plagio o al artículo en tu web.

    Esta herramienta, así como puede ser de gran ayuda en este tipo de contenido, también permite descubrir URL rotas, artículos o páginas no posicionadas correctamente o en qué posición se está en el buscador.

    PLAGIUM

    Es sencilla y rápida, si solo quieres comprobar la autenticidad de los textos, no necesitas registrarte en la página, basta con copiar máximo 5.000 caracteres y te dirá si otras páginas duplicaron el contenido o si existe alguno dentro del dominio.

    Para funciones más avanzadas, sí es necesario un registro. Aunque es gratuita, posee un servicio profesional para un análisis más profundo de plagio.

    QUETEXT

    Es la herramienta para detectar la compatibilidad de los textos. Su versión gratuita es bastante completa y te permite analizar hasta 500 palabras para saber si existen algún contenido duplicado interno o externo de tu sitio web que sirva como thin content.

    Si haces una primera prueba no es necesario realizar un registro, pero si haces más de uno tienes que registrarte para seguir usándola. Su contrato pago es muy atractivo porque te permite subir archivos grandes para analizar, pero es provechosa sin necesidad de pagar.

    ¿Qué importancia (para mal) tiene el thin Content?

    Es importante cuando se habla de posicionamiento orgánico, no para ponerlo en práctica sino para evitarlo cueste lo que cueste. Si buscas visibilidad en la web y posicionarte en los buscadores, definitivamente el contenido pobre no es válido.

    Y no sólo están las sanciones de Google, también están las críticas y desinterés de los usuarios cuando entren a tu sitio web y vean que no hay nada beneficioso para ellos. La primera impresión vale mucho, como dicen por ahí, y la reputación aún más.

    Si un usuario al entrar a tu página, sale rápido porque no consiguió nada bueno (generando el efecto rebote), será muy difícil lograr nuevamente su atención aunque luego realices mil artículos muy buenos. Él se quedó con su primera impresión, por eso hay que cuidar el contenido.

    Cuando no tienes contenido de calidad en tu blog corres el riesgo de sufrir un alto porcentaje de rebote y dejar de ser atractivo para el usuario, para Google y caer en el thin content . A medida que el índice aumenta, los estragos en tu web serán peores.

    El contenido “basura” no genera ningún beneficio, al contrario, sólo atrae malestares. Es muy importante conocerlo, analizarlo y evitarlo.

    ¿Cómo es la relación entre Google y el thin Content?

    Esta relación es como el juego del policía y el ladrón donde siempre, siempre, la victoria la obtiene el policía y al ladrón le espera una larga condena.

    Las políticas de contenido de Google son implacables y muy estrictas, uno de sus tantos objetivos es mantener bajo vigilancia cada sitio web y monitorear sus contenidos. ¡No se les escapa nada! El más mínimo error de texto puede ser un verdadero dolor de cabeza.

    Cuando se crean contenidos en la web o se practica marketing de contenidos hay muchas aristas por cuidar, y Google, junto a sus algoritmos, se encargan de verificar cada detalle. El contenido pobre está en su radar diariamente.

    Todo comenzó con Google Panda que desde su llegada en el 2011 y posteriores actualizaciones, ha sido uno de los cambios algorítmicos más temidos por los creadores de contenidos. Aunque muchos webmaster comenzaron a evadirlo, porque son unos pillos, así que Google reventó el algoritmo con la actualización masiva Florida 2.0

    Un consejo: Solo si haces buen contenido, no tendrás que temer por una penalización de nuestros amiguete. Él premia y se porta bien con los que se curran el contenido.

    La disputa aún continúa entre Google y este tipo de contenido; mientras el primero se vuelve más experto en el asunto, el contenido pobre pierde fuerzas. Y es que, ¿qué tanto puede interesar un contenido sin emoción?

    ¿Cómo podemos evitar el thin Content?

    Ya sabes que de Google nadie escapa y menos este tipo de contenido. Por eso hay distintas técnicas efectivas para evitar el contenido basura y, además, mejorar el dominio y captar más usuarios. Presta atención a lo siguiente.

    Crear contenido único y de valor

    Muchos dicen que el contenido es el rey. Tal vez sí, tal vez no. Para mí el verdadero rey es el usuario porque nos valemos de ellos para alcanzar el éxito deseado. ¿Cómo se logra complacer a los usuarios? Sencillo: creando contenido único y lleno de valor agregado.

    Léase bien “único”. Si tienes tu propia marca, blog, página web y buscas reconocimiento, ¿qué crees que lograrás haciendo plagio o juntando textos de otros sitios? Es inconcebible pecar en el thin content. Un contenido bien estructurado, preciso y “tuyo” es un ganar-ganar.

    A través del valor agregado ayudas a fortalecer el engagement con tus usuarios y aumentar la fidelización de los mismos. Un texto escueto no deja nada que desear, en cambio, si le aporta emoción y calidez al lector éste quedará encantado.

    Este tipo de contenido no es difícil, sólo requiere dedicación, investigación, conocimiento de tu nicho y audiencia, tener buena redacción y dar en el clavo de las necesidades de los usuarios.

    Cuida del diseño de tus textos

    Uno de los factores que diferencian tus textos con los de otros es el diseño. La vistosidad, estructura, tamaño y tipo de letra, aunque parezcan pequeñeces atraen al lector y dejan de lado al contenido pobre. Esto ayuda a aportar más originalidad al contenido.

    Además, un contenido visualmente atractivo obtiene mejores resultados y te permite imponer tu propio sello. Si tus textos tienen un diseño específico, lleno de creatividad y distinto a otros, los usuarios conocerán la veracidad del mismo.

    Aporta información relevante

    Un artículo no es lo suficientemente bueno si no contiene información relevante, así su contenido y diseño sean únicos. Todo se complementa. Los textos informativos destacan muy por encima de otros y dejan en el olvido en thin content, pues cumplen la función de educar y enseñar.

    Si tienes un blog informativo sobre turismo, por ejemplo, es totalmente válido recopilar información de otras páginas que sirva de respaldo, pero sólo eso. De tu parte queda incluir lo mencionado: originalidad, valor, diseño e información importante.

    Los pluses informativos son atesorados por los usuarios, haz que tu página web o blog contenga datos que no estén en otros sitios, con esto ganas exclusividad y reconocimiento.

    Coteja tu información

    Puedes hacerlo a través de las herramientas que mencioné arriba para comprobar que el porcentaje de contenido similar a otros sitios sea de 0%. Este paso es esencial en el contenido pobre para librarnos de él y evitar errores.

    Tal vez por cuenta propia no hemos pegado ni copiado nada textualmente, sin embargo, en ocasiones entre tanta información nuestra mente nos traiciona y redactamos algo que leímos tal cual y aunque no sea nuestra culpa, igual Google lo no sabe.

    Cotejar la información de nuestros artículo una vez esté terminado, es la guinda del pastel. No te olvides de este paso para no pecar en el contenido pobre.

    A veces los creadores de contenido utilizan web scraping y eso también se cataloga thin content. Si eres uno de ellos, deséchalo y redacta un texto nuevo que logre cubrir las expectativas del usuario y del algoritmo. No esperes una sanción, actúa antes.

    ¿Se puede transformar el thin content en algo valioso?

    ¡Pues claro! Un artículo pobre se puede convertir en algo muy bueno reestructurando su contenido. ¿Cómo lo logras? Siguiendo los pasos mencionados. En primer lugar, la originalidad y el valor agregado son determinantes.

    Así como un buen diseño, anexando información importante, Google cambiará su veredicto con respecto a ese contenido. La mejor forma de combatir este tipo de contenidos es haciendo de ellos algo diferente y de interés para el consumidor.

    Ahora, ¿podrías decirme si tu web no tiene Thin Content?

    Ya que manejas toda la información referente al contenido pobre, ¿qué me dices? ¡Y no te avergüences! Todos hemos caído alguna vez en el contenido pobre, lo importante es levantarse y no quedarse lamentando lo que fue.

    Si las herramientas para detectar contenido automático o duplicado arrojaron coincidencia, lo que queda de tu parte es replantear la información y mejorarla antes de recibir un sablazo/penalización, puedes también unirlo con una buena estrategia de marketing para mejores resultados.

    Enfócate en redactar textos buenos y atractivos para los usuarios y jamás, ¡jamás!, copies y pegues ni siquiera una meta descripción porque el rechazo será inmediato y el thin content hará presencia. Crear contenido no es difícil, pero requiere de trabajo para mantenerse posicionado en los buscadores.

    Cuando analizamos, detectamos y evitamos el contenido basura, automáticamente nuestro ranking sube. El contenido pobre y el SEO no son compatibles en ningún aspecto. Ahora, el contenido de calidad, con keywords únicas y provechosas sí lo son.

    No te dejes engañar por aquellos que dicen: “hacer contenido automático me ha resultado de maravilla. Mis ingresos y posicionamiento han subido como la espuma” No sé cómo lo implementarán, pero es algo mediocre y poco ético.

    Para los creadores de contenidos lo fácil se disipa pronto, pero lo riguroso da mejores resultados. Se riguroso y aplica medidas para evitar el Thin Content.

    Aarón Peón, el Auténtico
    Aarón Peón, el Auténtico

    Experto en Copywriter y estrategias de Contenido de redacción

    Redacción de contenidos

    Experto en Branded y SEO Content

Comparte esta noticia en tus redes